¿Sabes cómo hacer que tu hij@ pueda comer saludable?

La alimentación infantil, nuestro gran reto como adultos

Sesamum

¿Sabes cómo hacer que tu hij@ pueda comer saludable?

El "GRAN RETO"

Cuando se trata de cocinar para niñ@s el “GRAN RETO” (seas madre, padre, tí@, abuel@ o cociner@) es que se lo coma y, a poder ser con gusto. Claro que hay que plantearse las preferencias de esos niñ@s a la hora de preparar un plato, como lo harías cuando invitas a un adulto a comer a tu mesa. Pero hay que tener muy presente que la alimentación infantil es responsabilidad del adulto que cocina.

Una de las cosas fundamentales para lograr una alimentación saludable es la planificación semanal del menú, desde el desayuno y comida hasta la merienda y la cena. La vida ajetreada que llevamos, y más con niños, hace que sin planificación optemos en las comidas por un camino fácil y rápido que suelen ser alimentos procesados. Lo que nos lleva en muchas ocasiones a comidas no muy saludables. Tener pensados los platos que vamos a ofrecer en la semana facilita disponer de los ingredientes, haremos la compra en base a ese menú. Sabiendo que a lo largo de la semana tiene que haber variedad de productos es sencillo planificar una alimentación saludable. 

Elije en la semana combinar platos a base de hidratos de carbono (cereales), de proteínas vegetales (legumbres) y de proteína animal si comes carne o pescado. Todos ellos cocinados con la rica variedad de verduras que tenemos disponibles.

Tener creatividad es básico para tratar de introducir alimentos no tan deseados por los más pequeños. No se trata de hacer dibujos con las verduras para que les parezca divertido (que también puede funcionar pero no a largo plazo) sino de condimentarlos o cocinarlos de forma que les invite a comerlo. Te pongo un ejemplo que a mí me resulta infalible. Unas simples verduras al vapor o hervidas, elegir algunas que les gusten (patata, zanahoria…) y otras que no les guste tanto (brócoli, coliflor, cebolla…). Ahora el toque mágico, hacer una salsa con crema de cacahuete, limón, sal y aceite. Batir hasta que quede más o menos líquida y dejar que ellos le pongan el toque mágico a las verduras ¿Quién se puede resistir al sabor del cacahuete?

¿Te animas a reinventar tus hábitos alimenticios y caminar hacia una alimentación consciente?