Alimentación y Parkinson

Una dieta adecuada para mantener a raya el Parkinson

Sesamum

Alimentación y Parkinson

Una dieta adecuada para mantener a raya el Parkinson

El Parkinson es una enfermedad degenerativa, crónica y que no tiene cura. Es debida a la falta de dopamina, una sustancia que elabora nuestro propio cuerpo, y conlleva síntomas  como temblor, rigidez, lentitud, dolor muscular, falta de expresión en el rostro, perdida de habilidad manual, movimientos involuntarios, depresión...

La dopamina activa el metabolismo, ayuda al cerebro a generar energía suficiente para manejar el cuerpo, controla el movimiento y permite que los humanos experimentemos sentimientos de pasión y placer haciéndonos sentir bien.

Una alimentación saludable contribuye a frenar los efectos de la enfermedad. La producción de dopamina es impulsada por el consumo de ciertos alimentos, especialmente los que contienen el aminoácido tirosina. Comer estos alimentos especiales le suma a nuestra capacidad para responder de forma óptima a nuestras vidas, tanto física como emocionalmente. Todos los alimentos que se consumen deben ser idealmente ecológicos para evitar los efectos de los pesticidas, productos químicos y organismos genéticamente modificados, o transgénicos.

¿Qué alimentos, nutrientes y suplementos estimulan la producción de dopamina?

Productos fermentados de soja como el tempeh y el miso, y otras legumbres, se consideran proteínas incompletas; sin embargo, forman proteínas completas cuando se consumen en combinación con cereales, convirtiéndose así en una fuente excelente de aminoácidos relacionados con la dopamina.

Ciertas verduras son fuentes excelentes de aminoácidos que estimulan la producción de dopamina. Por ejemplo, la remolacha, las alcachofas y los aguacates aumentan los niveles de dopamina de forma natural. Otras verduras recomendadas son algas, brócoli, coliflor, espinacas y col rizada. También hay frutas especialmente recomendadas, como los plátanos (fuente abundante de tirosina). Las manzanas (un potente antioxidante), fresas, arándanos y ciruelas que suministran nutrientes que desencadenan la liberación de dopamina.

En cuanto a los frutos secos es recomendado el consumo de nueces, almendras, semillas de sésamo, el germen de trigo y de calabaza, pero siempre en su estado crudo para mantener al máximo sus propiedades.

Varias hierbas comunes como el ginseng, ortiga, fenogreco, menta, ginkgo biloba, cúrcuma, orégano y el cardo mariano se pueden consumir en forma de té o suplementos y favorecen la producción de dopamina.

La alimentación consciente es la herramienta más cercana para mejorar tu salud.

Que tu alimento sea tu medicina (Hipócrates).